Novedades

Adjudican la crisis del vino a «un modelo de exclusión»

«No se puede entender lo que pasa. No son crisis constantes, es un modelo
de exclusión que se ha instalado hace mucho tiempo y hace que año tras año se vayan perdiendo propiedades», dijo Gabriela Lizana, miembro de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (Came) y presidente de la Asociación de Productores del Oasis del Este (Aproem), respecto al mal momento que atraviesa la industria del vino.

«Hay pérdidas de viñedos, hay pérdidas de productores, hay caída del consumo, hay disminución en la cantidad de bodegas, hay una gran concentración, los tres grandes cada vez venden más. Es una tendencia que no se revierte porque no hay políticas públicas destinadas a revertir la situación. Se ponen parches», agregó en Radio Nihuil.

Y continuó: «Cuando el ministro Kerchner iba a ser candidato a gobernador apareció el fondo anticíclico como una gran solución. Nadie tiene idea de cómo es el programa, pero ya fue gente a poner a la oposición entre la espada y la pared. Y todo en nombre de los productores».

«Cuando se pinchó lo político (en referencia a la caída de la candidatura de Kerchner como gobernador) nos quedamos sin nada. Se salen con medidas y se trata a la industria con parches», analizó.

«El sector productivo no puede levantar la cosecha este año, porque no nos pagan, todavía estamos cobrando lo que cosechamos el año pasado. El productor vitivinícola tiene el 7% del valor de una botella de vino en góndola. Se multiplica por 5 el valor del producto en el campo de lo que se paga en la góndola», enfatizó.

«¿Cómo la gente va a comprar vino si está dejando de comprar leche?, ¿cómo no va a caer el consumo a nivel nacional si los precios suben?, ¿dónde está la supuesta oferta y demanda, si cae el consumo y los precios suben?»

Gabriela Lizana, productora del Este mendocino

«Nos pagan cada vez menos a los productores y los productos cada vez valen más en góndola. No se ponen de acuerdo desde el sector político para regular la cadena comercial», agregó.

«Un productor no tiene poder de negociación frente a los grandes grupos. Se llama abuso de posesión dominante y se regula. Nadie quiere sentarse a legislar e instrumentar medidas que modifiquen la estructura de la vitivinicultura», sostuvo.

La productora añadió: «Desde nuestro sector queremos que la provincia no se endeude más. Que se utilicen los fondos que existen, hay 15 mil millones de pesos en la tesorería  general de la provincia. Porque es muy fácil poner parches a la industria generándole una deuda a todos los mendocinos y ponernos a nosotros, el sector productivo, como el chivo expiatorio de la situación. No es cuestión de rapidito largar un fondo anticíclico y manotear una plata que es de todos».

«En la industria no nos creemos lo que decimos. En una reunión de una mesa vitivinícola, hay dudas de hasta lo que dice el INV. No sabemos si los funcionarios del Gobierno le creen al INV,  no sabemos si están o no están, no sabemos si la cosecha es grande, si va a sobrar o no va a sobrar. Es un descontrol, porque no hay política pública destinada a ordenar una industria que hay que cuidar mucho»

Gabriela Lizana

Fuente: https://www.diariouno.com.ar/economia/adjudican-crisis-vino-modelo-exclusion-02132019_ry2c4fzBE